EL PUEBLO MISAK: RESEÑA

«Un estudio de impacto ambiental debe incluir el entendimiento de como las personas interactúan con la biosfera a través del uso de diferentes servicios ecosistémicos como agua para consumo humano, la producción de alimentos (agricultura y ganadería), la regulación del clima y de la calidad del agua, y las conexiones espirituales y culturales con los ecosistemas » 

Duberly Mosquera Restrepo – Administrador Ambiental, Magister en biología, candidato a doctor en Ciencias Ambientales

Minga indigena Muiska. Fuente: www.cric-colombia.org

A propósito de la minga indígena como instrumento legal de participación y protesta pacífica, como derecho consagrado en la Constitución Nacional de 1991, presentamos una breve reseña sobre el pueblo indígena Misak en el contexto de las formas de desarrollo.

Sobre los Enfoques del Desarrollo

Como discurso histórico, el “desarrollo” surgió a principios del periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, donde se empezó a dar realidad a la construcción del Tercer Mundo (Asia, África y Latinoamérica) (Escobar, 2005) .

La conceptualización sobre el desarrollo tiene tres orientaciones teóricas contrastantes: la teoría de la modernización en las décadas de los cincuenta y sesenta, con sus teorías aliadas de crecimiento y desarrollo (teorías liberales); la teoría de la dependencia y perspectivas relacionadas en los años sesenta y setenta (marxistas); y aproximaciones críticas al desarrollo como discurso cultural en la segunda mitad de la década de los ochenta y los años noventa (postestructuralista) (Escobar, 2005).

Según Escobar:

“El análisis postestructuralista destacó las formas de exclusión que conllevaba el proyecto de desarrollo, en particular la exclusión de los conocimientos, las voces y preocupaciones de aquéllos quienes, paradójicamente, deberían beneficiarse del desarrollo: los pobres de Asia, África y Latinoamérica” (2005).

Estos análisis del desarrollo generaron reacciones en el llamado Tercer Mundo, entre las cuales se debe mencionar el “postdesarrollo”, el cual permitió la revalorización de culturas vernáculas, los movimientos sociales y movilizaciones de base (Shiva, 1993; Rahnema y Bawtree, 1997; Rist, 1997; Esteva y Prakash, 1999; citados por Escobar, 2005).

Así podría entenderse, que bajo el análisis del postdesarrollo los pueblos indígenas podrían ser tenidos en cuenta, pues el postdesarrollo busca:

“…hacer visibles las formas de conocimiento producidas por aquéllos quienes supuestamente son los “objetos” del desarrollo para que puedan transformarse en sujetos y agentes” (Escobar, 2005).

Misaks y el desarrollo endogeno

Sin embargo, pueblos indígenas como los Misak, poseen desde tiempos ancestrales otras formas de concebir la existencia y han realizado cuestionamientos a los conceptos de desarrollo, postdesarrollo y Tercer Mundo. Otra alternativa al desarrollo surgió como desarrollo endógeno, el cual se trata de:

“…una aproximación territorial al desarrollo que hace referencia a los procesos de crecimiento y acumulación de capital de territorios que tienen una cultura e instituciones propias, sobre cuya base se toman las decisiones de inversión. Desde esta perspectiva, la política de desarrollo endógeno constituye la respuesta de los actores locales a los desafíos de la globalización” (Vázquez Barquero, 2007).

El desarrollo endógeno se da desde adentro, usando las capacidades propias del territorio, donde “la capacidad emprendedora e innovadora constituye el mecanismo impulsor de los procesos de transformación de la economía y de la sociedad” (Vázquez Barquero, 2007).

Mapas (culinarios) parlantes desarrollados por Mamas Misak. © British Council

Según Arocena:

“el desarrollo endógeno sería un proceso que combina la sostenibilidad económica con la social, ya que los actores públicos y privados toman las decisiones de inversión no sólo con la finalidad de mejorar la productividad y la competitividad de las empresas, sino también con el fin de resolver los problemas y mejorar el bienestar de la sociedad” (2001; citado por Vázquez, 2007)

En el enfoque de desarrollo humano, el desarrollo endógeno “sostiene que el hombre es el beneficiario del esfuerzo de transformación económica y social” (Vázquez, 2007).

En esta muy breve reseña de lo que puede ser el desarrollo endógeno, se puede decir que existen numerosos enfoques, donde todos tienen como núcleo común el aprovechamiento de las “oportunidades” que presenta la globalización. En este punto cabe preguntarse: ¿Qué representa para la cosmovisión indígena el desarrollo guiado por la globalización?.

La lucha por la recuperación de sus territorios

Como primera medida debe decirse que los Misak se autoreconocen y tienen su propia representación. La autoridad está representada en los Cabildos Indígenas y tienen sus propias leyes. Libran una lucha permanente por la recuperación de sus territorios, historia, lengua, costumbres y la promoción de la educación propia (Ministerio de Cultura, 2010). Por otro lado, en el segundo Plan de Vida de Pervivencia y Crecimiento Misak (2009), se deja muy claro que la palabra “desarrollo” no tiene cabida en los conceptos tradicionales, pues es occidental, como lo es la globalización. Los taitas Floro Tunubalá y Juan Bautista Muelas expresan:

“desarrollo” para nosotros es fluir y permanecer en el territorio, crecer y transitar en el, ir y venir desde dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro, como el caracol. Siempre siguiendo las pisadas de los abuelos que nos indica por donde debemos ir, en armonía con la naturaleza y el cosmos. Por lo tanto no podremos abordar el tema del desarrollo económico desde la idea del progreso lineal, ni de crecimiento indefinido, ni entendido únicamente como crecimiento material, sino desde el carácter de un pueblo que insiste en construir su propia historia en su permanencia y pervivencia” (2009).

Por lo expuesto anteriormente de manera puntual, se considera que la cosmovisión Misak no obedece a ninguna de las visiones que del desarrollo se han teorizado y practicado por la civilización occidental y que a través de la globalización se ha difuminado en otros territorios. A continuación se muestra una caracterización del pueblo Misak y se pone como ejemplo de Pervivencia y Crecimiento las prácticas agrícolas del territorio guambiano.

El Territorio de Guambía y la Etnia Misak

Guambía se ubica en los flancos occidentales de la cordillera Central, en el noreste del departamento del Cauca. Este paisaje andino, se caracteriza por una compleja topografía, con pequeños valles y altas montañas alcanzando alturas propias de los ecosistemas de páramo  (las Delicias, Moras y el alto de Guganacas). La altitud promedio de la zona oscila entre los 2.000 y 3.000 m sobre el nivel del mar, con una temperatura promedio de 12 grados °C y una precipitación anual de 137 mm3. (Pachón C. & Instituto Colombiano de Antropología, 1987). El río Piendamó y su cuenca de drenaje constituyen un sistema socio-ecológico fundamental para el plan de vida del pueblo Misak.

Los habitantes del territorio de Guambía, han sido reconocidos como Guambianos (dada la importancia del Municipio de Silvia, también se les ha llamado Silvianos), sin embargo, el pueblo indígena de guambía se auto-reconoce como Misak (Ministerio de Cultura, 2010).

En 1980 los Misak se reunieron para declarar, en su Primera Asamblea, de forma ionera dentro del movimiento indígena en Colombia: “somos un pueblo”. El primer reto era recuperar toda su cultura ligada al territorio para “tener todo completo” (Dagua, Aranda, & Vasco, 1998) según su cosmogonía y cosmovisión.

Los Misak conservan su lengua materna, que según el Ministerio de Cultura (2010) se denomina Wampi-misamerawam. Según Triviño y Muelas (2011), la lengua de los Misak es conocida como Namtrik y los maestros misak usan una gramática pedagógica en la enseñanza de la lengua que busca fortalecer la identidad social y cultural en los pueblos que habitan el territorio guambiano (Triviño & Muelas, 2011).

Mamas Misak realizando el proceso de recolección de lana de ovejo. © British Council

Territorio, Cosmogonía y Cosmovisión

El pueblo Misak se concentra principalmente en Silvia, Piendamó y Morales en el departamento del Cauca. La figura 1 muestra la ubicación de los departamentos y municiios de mayor concentración de la etnia Misak.

Los Misak, como todos los pueblos andinos, viven en estrecha relación con la naturaleza, lo que da origen a su nombre:

“…primero fue la tierra y junto a ella estaba el agua, en el páramo había grandes lagunas entre ellas Ñimbe (hembra) y Piendamó (macho) y al unirse estas dos se originó el Misak, luego nacen los primeros hijos ocupando diferentes espacios del territorio, habitando en kausrθ, anistrapu y wampiksrθy ellos fueron las shuramera y los shurmera y de ellos venimos todos y de ellos nacen todas las costumbres y los valores culturales.” (Tunubalá & Muelas Trochez, 2009).

Figura 1. Departamentos y municipios de mayor concentración del pueblo Misak (Ministerio de Cultura, 2010).

Dentro de las particularidades del Misak-Misak se encuentran el deber y derecho mayor de origen (Territorio, Cosmogonía y Cosmovisión), los instantes de origen (Identidad, Dignidad, Autonomía, Autoridad) los ciclos de vida (preconcepción, concepción, nacimiento, niñez, juventud, adulto, mayor, viaje espiritual, regreso espiritual) y la obtención de los satisfactores de vida (Universidad del Valle, s.f.). Estos últimos son los que la cultura occidental ha reconocido como recursos naturales y más recientemente como servicios ecosistémicos, reconociendo la estrecha relación entre la sociedad y la naturaleza (Laterra, Jobbágy, & Paruelo, 2011), sin embargo, para los Misak el entendimiento de esta relación parece más profunda, donde “la permanencia y re-existencia de su cultura depende de la comprensión, entendimiento y vivencia en comunidad entre los humanos y la naturaleza” (Universidad del Valle, s.f.).

Dentro de los satisfactores de vida se resalta la biodiversidad alimentaria y biodiversidad medicinal, lo que ha generado que la actividad agrícola de los Misak se practique de manera amplia en el territorio guambiano.

Ellmarikmera: La Agricultura Misak

La comprensión de las plantas en la cultura Misak es profunda, Triviño y Muelas (2011) proponen como ejercicio pedagógico, la reagrupación de nombres de los elementos de la naturaleza por campos semánticos. Gracias a la forma en que la lengua Namtrik ha agrupado las plantas, se puede empezar a reconocer el conocimiento que los Misak tienen de la flora guambiana (Tabla 1).

Tabla 1. Grupos de plantas en Namtrik y Español.

NamtrikEspañol
Me kaumeraPlantas medicinales no cultivadas
Ellmarik maik tusrmeraPlantas comestibles cultivadas
Ellmara maik srelmeraRaíces comestibles
KaumeraToda clase de plantas no sembradas
Maintrul nikapeleÁrboles frutales
Kallim ellmarikPlantas originarias cultivadas por el espíritu de la naturaleza
MetsilemeraPlantas rituales
Mep tsilePlantas amargas
TusrmeraÁrboles
Tabla 1. Grupos de plantas en Namtrik y Español.

Información para realizar la tabla tomada de Triviño y Muelas (2011).

En la cultura misak la agricultura es la base de la economía, donde la tierra y el trabajo colectivo están estrechamente ligados. Estas actividades las realizan bajo la premisa del respeto por la madre tierra (Ministerio de Cultura, 2010). 

Los mayores[1] dicen que los Misak siempre han labrado la tierra, en el ciclo de vida, desde niños se han relacionado con la tierra, las semillas, los abonos naturales y los instrumentos de trabajo. Se han caracterizado por ser buenos trabajadores y de aprovechar y manejar bien los suelos, obteniendo buenos rendimientos de producción y vinculados a la economía de mercado. Con la agricultura, los Misak se relacionan y pracican toda la cosmovisión (Tunubalá & Muelas Trochez, 2009). La alimentación, la medicina y la educación dependen de la agricultura. 

El trabajo se realiza por parcelas de manera cooperativa entre familias (alik familiar y comunitario), donde se comparte semillas y productos agrícolas de acuerdo a las cosechas (Ministerio de Cultura, 2010) (Tunubalá & Muelas Trochez, 2009).

Taita Misak recorriendo el yatul (huerta). © British Council

Los Misaks y el ciclo del agua

Los Misak son reconocidos por tener un conocimiento profundo del comportamiento de los procesos ecológicos de la naturaleza. Han entendido muy bien el comportamiento del clima, las características de los suelos y la geomorfología del territorio (de ladera o montaña), ello ha permitido la diversificación de los productos agrícolas con las consecuencias positivas sobre los satisfactores de vida.

Comprender el ciclo del agua ha sido fundamental en la cultura Misak, es el elemento dinámico por excelencia. El movimiento de las aguas y del sol, determinan “los procesos de la siembra y de la vida” (Dagua, Aranda, & Vasco, 1998).

El ciclo del agua marca un calendario general aplicado a los cultivos, donde se integran las variables ecológicas asociadas a tiempos secos y lluviosos en tres niveles de altitud dentro del territorio, a saber: tierras altas (páramo), zona intermedia (papa y uulluco) y parte baja (maíz y trigo). Los Misak tradicionalmente han tenido lo que se conoce en el lenguaje técnico occidental como zonas de preservación, o lo que se puede interpretar como tal. Por ejemplo, en el nupirrapu, que son los alrededores de la laguna de Piendamú, no se cultiva.

Así, la tecnología agrícola Misak se basa en ciclos agrícolas basados en el ciclo del agua y la diferenciación territorial[2], lo que da origen al calendario agrícola.

El Rey de las Aguas da su permiso-estudio-de-impacto-ambiental Misak (Taita Juan Bautista)

La tabla 2 muestra los ciclos de algunos productos agrícolas, donde existen diferentes actividades (por ejemplo: siembra, deshierba, deshoje, choclo y cosecha para el maíz), según el producto y estas se realizan siguiendo el calendario agrícola.

Tabla 2. Ciclos de los productos agrícolas del pueblo Misak

Fuente: Dagua et al., 1998

Misaks: Biodiversidad agricola

Hasta aquí se ha podido ver que existe una gran variedad de cultivos en la cultura Misak, siendo los principales el maíz y la papa, también cultivan trigo, cebolla, fríjol, habas, repollo y otras semillas, igualmente cultivan gran variedad de plantas medicinales como el poleo, el árnica, y el romero (Ministerio de Cultura, 2010).

La tabla 3 muestra algunos productos agrícolas (plantas comestibles cultivadas) con sus respectivos nombres en Namtrik y Español.

Tabla 3. Algunas plantas comestibles cultivadas por los Misak con sus nombres en Namtrik y Español.

NamtrikEspañol
PichallkauBerros
MenColes
ItremenCebolla
KiñuaQuinua
TulurmenRepollo
PichillmenLechuga
KullakmenAcelga
PuraMaíz
AnkalpuraTrigo – Cebada
Tabla 3. Algunas plantas comestibles cultivadas por los Misak con sus nombres en Namtrik y Español.

Información para realizar la tabla tomada de Triviño y Muelas (2011).

La biodiversidad agrícola ha sido ancestralmente mayor, pues según los mayores, en el territorio guambiano también se ha cultivado arveja, ulluco, haba, oca, mauja, arracacha, ajo, ají, trigo, uvilla, linaza, café, yuca, y caña de panela entre otros. Esta técnica de diversificación agrícola permitió que no faltara la comida y que existiera una independencia alimentaria. Sin embargo, en el territorio se ha ido presentando un cambio paulatino hacia las prácticas agrícolas hegemónicas como el monocultivo. En palabras de los taitas Tunubalá y Muelas:

“…ahora cuando la comunidad ha apropiado la técnica del monocultivo de papa, cebolla, café y caña de panela, entre otros, la vida nos ha cambiado, porque no hay producción permanente de alimentos, trayendo como consecuencia la importación de productos agrícolas propios de estos climas.”(2009).

Los taitas han reconocido que se han presentado cambios en las dinámicas del ciclo del agua y de la tierra, afectando las prácticas agrícolas tradicionales, lo que ha generado en gran parte que en el manifiesto guambiano (Cabildo Indígena del Guambia, 1980) sea imprescindible recuperar el saber de los antiguos, para aplicarlo a las nuevas condiciones del territorio. El punto 21 del manifiesto guambiano dice:

“Recuperar la tierra pero no para hacer parcelitas que no alcanzan para nada, sin desarrollar la agricultura del cabildo, sin olvidar que entes éramos en cualquier oficio y podemos volver a serlo” (Cabildo Indígena del Guambia, 1980).

Puede concluirse que las formas de relación de pueblos indígenas como los Misak con la naturaleza y las formas de transformación de la misma a través de prácticas culturales como la agricultura, merecen una mayor atención y consideración de apropiación a los modelos hegemónicos de algunas de sus técnicas basadas en un conocimiento profundo de los procesos ecológicos. La figura 2 muestra formas de trabajo de la tierra por el pueblo Misak.

Figura 2. Agricultura Misak. Fuente: Triviño y Muelas (2011).

[1] “Mayor no se entiende solo en edad, es una importancia, es un papel en la sociedad, es una relación entre mayores y entre éstos y los menores. Si se traduce como anciano, se le quita la importancia y se refiere sólo a la edad. Tampoco se debe decir viejo; viejo es lo que ya no sirve, lo que debe decirse de la basura, de una ruana rota y deshilachada y que no es útil” (Dagua et al., 1998).

[2] La diferenciación territorial en guambía puede asimilarse como el equivalente a las zonas de manejo ambiental en lenguaje técnico occidental.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Bibliografía

Angel Maya, A. (1996). cosistema y Cultura. Introducción a un método de interpretacón ambiental. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. Ministerio de Educación Nacional.

Angel Maya, A. (2003). La Diosa Nemesis. Desarrollo Sostenible o Cambio Cultural. Cali: Universidad Autónoma de Occidente.

Escobar, A. (2005). El “postdesarrollo” como concepto y práctica social. En D. Mato, Políticas de economía, ambiente y sociedad en tiempos de globalización (págs. 17-31). Caracas: Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad Central de Venezuela.

Vázquez Barquero, A. (2007). Desarrollo endógeno. Teorías y políticas de desarrollo territorial. Investigaciones Regionales, 183-210.

Cabildo Indígena del Guambia. (1980). Manifieso Guambiano. Silvia.

Dagua, A., Aranda, M., & Vasco, L. G. (1998). Guambianos. Hijos del aroiris y del agua. Bogotá: Los Cuatro Elementos.

Laterra, P., Jobbágy, E., & Paruelo. (2011). Valoración de servicios ecosistémicos. Conceptos, herramientas y aplicaciones para el ordenamiento territorial. Instituto Nacional de Tecnología Agrícola – INTA ediciones.

Ministerio de Cultura. (2010). Misak (Guambianos), la gente del agua, del conocimiento y de los sueños. Bogotá.

Pachón C., X., & Instituto Colombiano de Antropología. (1987). Introducción a la Colombia Amerindia. Guambía. Bogotá: Presencia.

Pearsall, D. (1992). The origins of plant cultivation in South America. Washington: Smithsonian Institution Press.

Triviño, L., & Muelas, B. (2011). Kusrennopelai Wamtsi. Gramáttica pedagógica de la lengua Namtrik para maestros Misak. Popayán: Cabildo Indígena de Guambía, Editorial Universidad del Cauca.

Tunubalá, F., & Muelas Trochez, J. (2009). Segundo Plan de Vida de perviviencia y crecimiento Misak. Guambia.

Universidad del Valle. (s.f.). Universidad y Culturas. Recuperado el 15 de 06 de 2015, de http://uniculturas.univalle.edu.co/documents/Repositorio/Guambia/peno%20misak.pdf

Universidad del Valle. (s.f.). Universidad y Culturas. Recuperado el 15 de 06 de 2015, de http://uniculturas.univalle.edu.co/documents/Repositorio/Guambia/peno%20misak.pdf


Deja una respuesta