La Transdisciplinariedad en una Evaluación de riesgo Ecológico con Enfoque de Sistemas Socio-ecológicos

Figura 1. Dialogo entre diferentes actores sobre el riego ecológico en un humedal urbano de Cali, Colombia. Foto: Duberly Mosquera-Restrepo

Existe una gran variedad de ciencias y disciplinas, con diferentes orígenes y similitudes epistemológicas entre ellas, para aproximarse a la explicación y la toma de decisiones sobre Sistemas Socio-ecológicos (SSE). 

La transdisciplina se da cuando existe una coordinación entre diferentes niveles jerárquicos de disciplinas. Las de nivel inferior buscan explicar el mundo como es y el lenguaje organizador de este nivel empírico es la lógica. El siguiente nivel contiene las disciplinas tecnológicas y el lenguaje organizador de este nivel pragmático es el cibernético. El tercer nivel es normativo y el lenguaje organizador de este nivel es la planificación (Max Neef, 2005), el último nivel va más allá de lo puntual:

“Apunta a las generaciones por venir, al planeta en su conjunto, a una economía en que las personas importan. Busca respuestas éticas. Al manifestar una preocupación global por la especie humana y por la vida en general, el lenguaje organizador debiera ser probablemente una suerte de ecología profunda” (Max Neef, 2005).

En este punto cabe aproximarse a identificar, al menos de manera teórica, la transdisciplinariedad en una Evaluación de Riesgo Ecológico (EcoRA) bajo el enfoque de SSE, que pretende evaluar los efectos de la agricultura en una microcuenca hidrográfica usando macroinvertebrados bentónicos (figura 2).

Transdisciplinariedad bajo el enfoque de Sistema Socio-ecológico

En el primer nivel podemos identificar como disciplinas esenciales la Bentología, pues como subdisciplina de la limnología y esta a su vez de la ecología, permite evaluar los efectos sobre la calidad del ecosistema acuático por actividades agrícolas. La Bentología usa métodos principalmente cuantitativos. Por otro lado, la etnografía permite realizar una construcción social del conocimiento asociado a las prácticas agrícolas de las poblaciones humanas locales y sus métodos son principalmente cualitativos. Finalmente, algunas técnicas de modelación ambiental, como la modelación mediada de actores (Metcalf, Wheeler, BenDor, Lubinski, & Hannon, 2009) permite integrar los datos cualitativos y cuantitativos en un lenguaje común que permita guiar la toma de decisiones teniendo en cuenta la diversidad de cosmovisiones e intereses de los actores involucrados.

En el segundo nivel encontramos las disciplinas transformadoras de la cuenca hidrográfica, específicamente aquellas relacionadas con la actividad agrícola industrial.

En el tercer nivel se toman en cuenta las directrices a nivel de política y normatividad que deben propender por el adecuado uso de los SSE.

El cuarto nivel hace alusión a la situación deseada en una cuenca hidrográfica altamente intervenida por la agricultura. El escenario ideal sería un SSE donde los agricultores pudieran cultivar y al tiempo gozaran de bienestar (soberanía alimentaria, erradicación de la pobreza, etc.), no existieran conflictos socioambientales con otros actores como instituciones y comerciantes y no se degradara la naturaleza. Es por lo anterior que se considera que el camino a la transdisciplinariedad está en sus primeras etapas y que alcanzar el nivel valorativo aún parece utópico.

Figura 2. Aproximación a la identificación de interrelaciones coordinadas entre los niveles de la transdisciplinariedad en una EcoRA con enfoque de SSE.

Conclusiones

La EcoRa ha sido utilizada en diferentes países con una concepción técnica y científica donde las variables sociales no han tenido mucho peso en el análisis del riesgo.

Usando el enfoque de SSE es posible formular modelos conceptuales para la evaluación integral del riesgo ecológico, a partir de una formulación que tenga en cuenta aspectos técnicos (ecología) y sociales (conocimiento local), lo que permitirá que la caracterización del riesgo genere información más aproximada a la realidad socio-ecosistémica de un territorio y el proceso de toma de decisiones se realice teniendo en cuenta el contexto ecológico y social.

Lograr la transdisciplinariedad en las EcoRA con enfoque de SSE constituye un reto intelectual, económico, político, ético y moral de la sociedad humana.

Bibliografía

MAX NEEF, M. (2005). Foundations of transdisciplinarity. Ecological Economics, 5-16.

METCALF, S., WHEELER, E., BENDOR, T., LUBINSKI, K., & HANNON, B. (2009). Sharing the floodplain: Mediated modeling for environmental management. Environmental Modelling & Software, 1-9.

Deja una respuesta